martes, 3 de junio de 2014

MAZZALI, EL PORTERO CON ZAPATOS


No es la primera anécdota que os cuento en este blog sobre Andrés Mazzali, a nada que indaguéis un poquito la encontrareis, algo referente a una rubia. Deciros que fue un arquero uruguayo allá por la década de los veinte del siglo pasado.

La siguiente me viene a la cabeza  porque en algún sitio (pido perdón de antemano, no recuerdo donde) he leído que antes de ser guardameta fue delantero. Además fue un deportista excepcional ya que sobresalió ganando varias medallas en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, París y Ámsterdam respectivamente. También triunfo como jugador de baloncesto amen de sobresalir en otros deportes varios. Amén de un excelente bailarín y todo un "rompecorazones".

¡Un "crack" vamos!

Pues sí, se inicio como delantero, pero ante la imposibilidad de conseguir botas de su número jugaba con zapatillas de lona e incluso con zapatos de material, lo que le impedía hacer sus esplendidas arrancadas en buenas condiciones. Así que fue retrasando su puesto hasta acabar en la portería, lo mejor que pudo haber hecho. A pesar de seguir jugando de esa guisa, de la que los cronistas no se ponen de acuerdo si era por falta de números de su pie o por presumido ya que el mismo diseñaba su ropa para jugar. Una de ellas un jersey con una especie de alas rojas y que realmente hacia honor a ese dibujo ya que parecía tenerlas en las prodigiosas estiradas con las que deleitaba al respetable.

Lo que no consiguió fue su propósito de que le apodaran alas, volador, águila o algo por el estilo sino que gracias a sus jerséis le apodaron “buzo” que es la forma en la que llaman a esta prenda en Hispanoamérica.


Su gozo en un pozo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada