viernes, 9 de mayo de 2014

MIGUEL ANGEL, EL BALONMANO Y UN TELEGRAMA


Es bastante común que algunos porteros de fútbol cuando veían que iban acabando su etapa o creían que ya la estaban acabando se pasasen al fútbol sala (yo el primero), lo que ya no es tan común es que provengan de otros deportes al fútbol (aunque hay algún ejemplo más). Este fue el caso de Miguel Ángel, aquel mítico portero que jugaría muchas temporadas en el Real Madrid, que era apodado “El Gato” por sus felinas estiradas y que fue una gran leyenda en el equipo blanco.

Pues bien este gran portero no tenía pensado dedicarse al fútbol ya que empezó jugando también de guardameta, pero de balonmano, en el colegio Cardenal Cisneros donde estudiaba, donde en ocasiones también jugaba al baloncesto, curioso este dato ya que sabéis algo de él, Miguel Ángel no tiene una gran estatura. Sus excelentes condiciones como defensor de la portería pequeña no pasaron desapercibidas y un buen día al finalizar un partido le proponen fichar por el A. D. Couto, un modesto club de fútbol de categoría Regional de su Ourense natal. Aunque su nueva vocación fue algo tardía (18 años) no tardo en despuntar en su nuevo deporte, tanto es así que los dirigentes del Celta de Vigo se interesaron por él.

El Celta tenía apalabrado un partido amistoso con el Real Madrid B, pero su portero Ibarreche se sintió indispuesto y que mejor oportunidad para probar a aquel mozalbete, así que el conjunto vigués le llamó para suplirle. El partido se jugó el 17 de mayo de 1967 y Miguel Ángel únicamente jugó 45 minutos, donde le marcaron un gol, aunque el partido terminó con 6-0 para el equipo merengue.

“El Gato” regresa a Ourense donde corrían fuertes rumores de que iba a ser fichado por el Celta para la siguiente temporada, pero esto nunca llegó a suceder, ya que algo debió ver algún ojeador del Madrid en aquel amistoso. Y un escueto telegrama enviado a su casa le cambio el destino: “Preséntese en Madrid, stop. Hará prueba por el Real Madrid, stop. Saludos”.

El resto ya es historia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada