viernes, 18 de abril de 2014

GARCÍA MÁRQUEZ TAMBIÉN FUE PORTERO


¡Gabriel García Márquez ha fallecido! El más internacional de los colombianos, Premio Nobel de Literatura, nos ha dejado. No así la inmortalidad de sus novelas que estará con nosotros para siempre.

Este genial escritor en su tierna infancia también fue portero de fútbol allá en las calles de su natal Aranaca. Él en aquel terreno era feliz, lanzándose a por bolas de trapo imposibles, volaba como lo hacen los arqueros atrapando y despejando aquellos viejos balones.

Gabo, como era llamado cariñosamente, en algún momento de su vida pensó en ser futbolista, pero todo se acabo cuando jugaba con un pesado balón de reglamento de aquellos de antaño. Un golpetazo en su estomago cuando realizaba alguna de aquellas intervenciones le sacó de su ensueño. Se quedo por unos instantes sin respiración y lo distrajo de su sueño de convertirse en estrella balompedica.

Después de aquello dejó el fútbol, el fútbol y todos los demás deportes. A partir de ese día sus amigos lo apodaron “el Viejo”, por su seriedad y pocas ganas de practicar deporte alguno, serio por dejar la portería, es un veneno que cuando se te mete es muy difícil de dejar atrás. Pero no se privo a partir de ese día en convertirse en seguidor acérrimo de Junior de Barranquilla y se exaltaba en el estadio como un seguidor más.

Bajo el título El Juramento, el Premio Nobel describió en el diario El Heraldo el partido de fútbol en el que reconoció haber perdido el "sentido del ridículo" para hacerse hincha.

"Y entonces resolví asistir al estadio. Como era un encuentro más sonado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado", comienza su relato del partido entre su Atlético Junior y el Millonarios de Alfredo Di Stéfano, cuya exquisita técnica Gabo comparó con la retórica.

El asesinato del defensa Andrés Escobar, poco después de la decepcionante campaña de Colombia en el Mundial Estados Unidos 1994 también mereció unas sentidas letras de Gabriel García Márquez.

Como muchos otros genios García Márquez dejo el arco pero ganamos un genial escritor y ahora ha llegado a la portería de la inmortalidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada