martes, 15 de abril de 2014

BIURRUN MODIFICÓ LA MODA CANCERBERIL


Los porteros de hoy día viven esclavos de las modas y de la tiranía de sus marcas comerciales que les hace vestir de diferentes colorines. Hay alguno que realmente parece un rotulador marcador fosforito.

¿Dónde ha quedado la sobriedad de antaño? Esos guardametas sobrios vestidos generalmente de oscuro y dando solamente y de vez en cuando opción a un verde igual de digno que el color carbón de las camisolas.
Dentro de estas modas hubo uno que marco tendencia e incluso llego a crear moda al  llevar los calzones más largos de lo normal, no fue otro que Vicente Biurrun. A partir de que saliese a jugar con aquellos pantalones que le llegaban casi hasta la rodilla. Las marcas que son oportunistas y ven la ocasión donde a otros se nos escapa, tomaron buena nota e impusieron para los porteros una pantaloneta que era más larga y estrecha que las normales usadas por el resto de los jugadores y además les añadieron protecciones.
Hoy ya se han igualado y son muy parejas al resto de la plantilla, únicamente cambiando el color por exigencias del guión, o sea el reglamento.

Vicente Biurrun trajo al fútbol unos pantalones que llamaban la atención, por lo inusuales. Pero la principal culpable se dice que fue su amama (abuela), que siguiendo las directrices del cancerbero se los fabricaba con mucho cariño en su casa. Llegaban casi hasta la rodilla y serian más o menos como lo que hoy llamamos Bermudas.

Biurrun fue un guardameta que jugó en las décadas de los 80 y 90, nació en Sao Paulo (Brasil), donde vivían, por motivos de trabajo, sus padres, que eran vascos. A los cinco años de edad, se trasladó a San Sebastián con su familia. Allí precisamente comenzó a jugar a este bendito deporte en la cantera de la Real Sociedad, donde no llego a debutar con el primer equipo ya que por delante tenia a un tal Arconada.


También ejerció en Osasuna, Athletic Club, Real Sociedad y Espanyol. En su temporada rojilla le llamaban Pintinho porque fue al futbolista al que paró su primer penalti. Su origen brasileiro hizo el resto, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada