viernes, 17 de enero de 2014

CARMELO CEDRÚN, CUANDO EL FÚTBOL ERA FÚTBOL


Cuando José Iraragorri se decidió a quitar al gran Lezama de los tres palos, dio paso –según sus palabras- a un aldeano de Orobio de un barrio de Amorebieta, el que solo había jugado en el equipo de su pueblo y ahora estaba en San Mames jugando con el Athletic y ya no abandonaría ese puesto hasta pasados 14 años, hasta que llego un chavalín llamado Iribar.

Carmelo era un portero de garantía y un autentico para penaltis y eso que antes no había toda la información que posee un portero antes de los encuentros, vídeos estadísticas etc. Se tenía que entrenar por su cuenta ya que históricamente no se ha hecho mucho caso a los porteros y para saber hacia dónde tiraban los penaltis los jugadores contrarios indagaba entre camareros y taxistas que le proporcionaban la información demandada. Elegía bien a sus informadores ya que fue el primer portero que paró un penalti en Wembley y el que le detuvo a Kubala el único penalti que falló.

En cuanto a las lesiones
En aquel famoso partido de la nieve contra el Manchester que todo el mundo recuerda a el le dejo un recuerdo imborrable… en la rodilla. Una entrada de Taylor todavía hace que se acuerde de él ya que a veces aun le hace cojear, la medicina de ahora no tiene nada que ver con la de antaño. Le escayolaron un tiempo y ¡Hale a jugar! Parecido fue cuando se fastidio los dedos jugando contra Osasuna y el mejor remedio que encontró fue pescar cangrejos en las frías aguas del rio de su pueblo, eso le calmaba y al final acabo curándolo.

Aquella lesión la pagaron los cangrejos de Orobio.

Fuente: El magnífico libro “HISTORIAS DE SAN MAMÉS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada