lunes, 21 de julio de 2014

CUANDO A MARRO LE CAMBIARON DE EQUIPO

No hace mucho os deje el cromo en el que a Cedrún le cambiaban el apellido, pues bien, he encontrado otro casi tan curioso como aquel. Es el  Víctor Marro francés en el que como podéis ver en el cromo en cuestión, donde debería poner ATHLETIC BILBAO, pone “ATLETHIC BILBAO”. Un grave error de ortografía inglesa que no tengo constancia que la editorial rectificara.

Debieron pensar que para ser un portero y además suplente de Iribar nadie se daría  cuenta.

Efectivamente Marro -que así se le conocía futbolísticamente- era el suplente en un Athletic Club dominado por la tiranía de la portería del “Txopo”. Iribar malogró más porteros que las lesiones. Marro por lo poco que yo lo recuerdo -y lo que me cuenta gente que si tenía más apego a él-, era un excelente guardameta que tuvo la mala suerte de coincidir en una época en la que Iribar estaba pletórico. El portero internacional no daba concesiones a otros porteros y únicamente le permitió jugar 16 o 17 encuentros con el Athletic y porque estuvo enfermo de fiebres la mayor parte de una temporada.

En una entrevista que he rescatado a Marro en el Mundo Deportivo donde coinciden los dos guardametas, Marro dice estar enormemente orgulloso de haber sido su suplente, ya que si decías que eras suplente en un equipo posiblemente no te tuviesen en cuenta, pero si decías que eras suplente de Iribar la cosa cambiaba.

Al igual que Deusto otro ilustre y fenomenal portero -también suplente de Iribar-, ante la imposibilidad de relegar al “Txopo” y las ganas de jugar, le hicieron cargar con las maletas y emigrar a otros equipos donde demostrar su buen hacer bajo palos, pero eso amigos ya es otra historia.


Resumiendo la historia de este cromo: A Marro le ubicaron en un equipo que no existe y al final se quedaría así y no sé si alguien le daría un tirón de orejas al impresor, pero al menos si se lo merecía.

martes, 8 de julio de 2014

ADEMÁS DE PORTERO, IZAGUIRE (KOKOTXAS) FUE PELOTARI


Muchos guardametas vascos han sacado sus increíbles reflejos del los botes de la pelota en el frontón. Hoy muy pocos chavales juegan ya a pelota, pero antaño era lo más normal del mundo jugar a pelota mano, a pala o cesta en los frontones repartidos en todos los pueblos del País Vasco.

Incluso alguno de aquellos porteros llego al profesionalismo, alternando las dos disciplinas, como el que nos ocupa en este post:

Jesús Izaguirre llevó a cabo una carrera paralela como pelotari profesional de remonte y bajo el sobrenombre de Izaguirre I, ya que tuvo dos hermanos que también fueron destacados remontistas,  Izaguirre II y III. Como jugador de remonte, “Kokotxas” llegó a proclamarse Campeón de Guipúzcoa y de España en 1.926, junto a su hermano Esteban, Izaguirre II. A partir de entonces compitió como profesional del remonte. Su retirada se produjo en 1.942, obligado por un pelotazo que recibió en la cabeza.


Se instaló en Logroño donde realizo una corta gestión empresarial y deportiva regentando el frontón de la capital Riojana, ciudad en la que se casó, tuvo tres hijos y, finalmente, falleció a los 86 años.

EL AUTOR DE SERLOCK HOLMES, TAMBIÉN FUE PORTERO


Sin lugar a dudas a Arthur Conan Doyle siempre se le recordara por ser uno de los escritores que más ha aportado al género de detectives, teniendo como su mayor logro las novelas de Sherlock Holmes y su inseparable doctor Watson, llegando a convertirse en toda una personalidad de la época, incluso siendo nombrado Sir por la Reina de Inglaterra.

Estudió medicina en la Universidad de Edimburgo y entre examen y examen escribía relatos para distraerse, que enseguida llamaron la atención y empezaron a publicarse en periódicos locales. Al finalizar medicina se embarco como medico en la armada británica, y  a su licenciatura se traslado a Postsmouth para montar una consulta.



Aquí viene lo bueno, Conan Doyle fue un esplendido deportista, que lo mismo practicaba cricket, que jugaba a los bolos, también fue un buen jugador de golf, incluso practico boxeo y se dice que fue el introductor del esquí en el Reino Unido.

Además de todo eso también fue el primer portero de fútbol en el equipo “Postmouth Association Football Club” y no debía hacerlo nada mal según cuentan los narradores de antaño. Un personaje tan controvertido no podría haber jugado en otra posición.


Claro que también fue un afamado espiritista y cultivador de las artes mágicas.

martes, 3 de junio de 2014

ROBERTO JUGÓ CON 500 PARES DE GUANTES


A veces se dicen cosas sin pensar, y luego acabamos arrepintiéndonos. Lo publicado en las redes sociales es muy peligroso y se dispara con bala, aunque luego no podamos retroceder. Pero creo que en esta ocasión todo estaba pensado y "requetepensado".

En los días previos a un encuentro en el Santiago Bernabéu, Roberto Fernández Alvarellos incendio las redes sociales lanzando un desafío: "Regalo 500 pares de guantes si Cristiano me marca un gol".

Roberto portero del Granada se vino arriba, retando al máximo goleador de este año en el campeonato. Apostaba sobre seguro, ya que si Cristiano no marcaba el se anotaba un tanto y podría chulearse de ello y si le marcaba hacia una publicidad impagable a su patrocinador www.soloporteros.com, empresa del ex portero Sánchez Brotos.

El Real Madrid le vino grande al Granada y Roberto encajó dos goles aquella tarde, justo el día que cumplía 100 partidos en Primera. El primero lo marcó el que cogió el guante del reto, Cristiano Ronaldo, basta con provocar al portugués para que este se crezca y te hunda.

Así que Roberto perdió la apuesta y cumplió su palabra, tuvo que repartir los 500 pares de guantes prometidos, entre sus seguidores. Guantes que seguramente no pago él.

Buena campaña de marketing. 



EURICO LARA, INMORTALIZADO EN EL HIMNO DE GREMIO

Comenzó a disputar partidos de fútbol defendiendo los colores del ejército en Uruguaiana y a pesar de la distancia en las crónicas de Porto Alegre se hablaba de un arquero portentoso que partido tras partido salvaba a los suyos con sus prodigiosas intervenciones. Tanto es así, que los dirigentes del Gremio de Porto Alegre no tardaron en enviar emisarios para tratar su contratación por el equipo. A lo que Eurico se negó, ya que no tenía ninguna intención de trasladarse de ciudad, dado que su regimiento se encontraba allí. Pero los directivos de Gremio no se rindieron y consiguieron que el ejército lo trasladara a Porto Alegre y así lograron convencerle de que se uniera al club. Aunque el juraba y perjuraba que no era portero, pero que nadie en el ejercito quería ocupar ese puesto y por eso estaba parando lo que podía. Al final lo convencieron y su vida cambio radicalmente.

Lara seguía ascendiendo dentro del escalafón militar y a su vez se convirtió en una pieza insustituible de Gremio, llegando a ganar los campeonatos de 1920, 1921, 1922, 1923, 1925, 1926, 1930, 1931, 1932, 1933 y 1935; y los Torneos “Gauchos” de 1921, 1922, 1926 y 1931. ¡Nada más y nada menos!

Se convirtió en todo un ídolo de masas del país, aunque nunca fue llamado a defender a la "canarinha", pese a que las grandes estrellas del equipo le consideraban como el mejor arquero del momento.


Tras todos estos momentos de gloria llegó su decadencia ya que con 38 años era ya Teniente del ejército, pero se le diagnostico una tuberculosis, por lo que los médicos desaconsejaban que siguiese jugando ya que sus pulmones no aguantarían. Pero Lara había un partido que no quería perderse por nada del mundo, el clásico frente al Inter de Porto Alegre. No solo era importante ese partido por la rivalidad sino porque el que lo ganara saldría campeón de la Liga. Tanto médicos, jugadores, directivos como aficionados le pidieron que no lo jugara ante el riesgo comentado, pero Lara hizo caso omiso.

Aquel día será recordado para siempre ya que en la primera parte hizo el partido de su vida atajando todo lo que le enviaron a palos, pero no llegó a salir en la segunda. En el descanso se vino abajo y tuvo que ser hospitalizado de urgencia y el portero más grande de Brasil del momento nunca salió de allí, fallecía a los dos meses de su ingreso.

A su entierro acudieron miles de hinchas, no solo Gremio sino también del eterno rival a rendir homenaje al hombre que había dado su vida por su equipo.

A pesar de todo Gremio ganó 2-0 aquel partido y salió campeón y cuando Lupicínio Rodrigues se encargo de escribir la letra del Gremio incluyo su historia y nombre en ella, el único futbolista brasileño que aparece en un himno. Su nombre quedo para siempre en una de las calles de Porto Alegre en su memoria.
Un poco melodramática la historia, pero según cuentan las crónicas de la época es verídica.


Podéis leer esta y otras historias sobre él en estupendo blog: http://futbolistasconhistoria.blogspot.com.es/

MAZZALI, EL PORTERO CON ZAPATOS


No es la primera anécdota que os cuento en este blog sobre Andrés Mazzali, a nada que indaguéis un poquito la encontrareis, algo referente a una rubia. Deciros que fue un arquero uruguayo allá por la década de los veinte del siglo pasado.

La siguiente me viene a la cabeza  porque en algún sitio (pido perdón de antemano, no recuerdo donde) he leído que antes de ser guardameta fue delantero. Además fue un deportista excepcional ya que sobresalió ganando varias medallas en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, París y Ámsterdam respectivamente. También triunfo como jugador de baloncesto amen de sobresalir en otros deportes varios. Amén de un excelente bailarín y todo un "rompecorazones".

¡Un "crack" vamos!

Pues sí, se inicio como delantero, pero ante la imposibilidad de conseguir botas de su número jugaba con zapatillas de lona e incluso con zapatos de material, lo que le impedía hacer sus esplendidas arrancadas en buenas condiciones. Así que fue retrasando su puesto hasta acabar en la portería, lo mejor que pudo haber hecho. A pesar de seguir jugando de esa guisa, de la que los cronistas no se ponen de acuerdo si era por falta de números de su pie o por presumido ya que el mismo diseñaba su ropa para jugar. Una de ellas un jersey con una especie de alas rojas y que realmente hacia honor a ese dibujo ya que parecía tenerlas en las prodigiosas estiradas con las que deleitaba al respetable.

Lo que no consiguió fue su propósito de que le apodaran alas, volador, águila o algo por el estilo sino que gracias a sus jerséis le apodaron “buzo” que es la forma en la que llaman a esta prenda en Hispanoamérica.


Su gozo en un pozo.

CUANDO RONALDO CASI FUE PORTERO


La siguiente anécdota nos la manda un fiel seguidor del blog, Gustavo Patiño, desde Bogotá (Colombia), y debo confesar que no tenía conocimiento de ella.

Es muy normal que muchos de los porteros que conocemos hayan empezado de jugadores y por diferentes circunstancias acabaron bajo el arco, lo que ya no es tan frecuente es que un delantero empezase de portero. Es el caso que nos ocupa y que posiblemente sorprenda a más de uno.

Ronaldo Luís Nazário de Lima, más conocido como Ronaldo o “El fenómeno”, además de ser el segundo máximo goleador de la historia de la selección brasileña, detrás de Pelé y jugar en los mejores equipos del mundo, no empezó de jugador de campo, empezó de portero según sus palabras recogidas en una entrevista por BOCAS.

Su pasión -según sus palabras- era ser militar, pero el fútbol se cruzo en su camino, ya que su padre le llevaba casi siempre a Maracaná a ver los partidos  y sus amigos le animaban a que intentara ser profesional de este deporte. De pequeño se dejaba las uñas descalzo detrás de una pelota hecha con calcetines y trapos viejos. El resto es historia, Ronaldo llegó a convertirse en uno de los mayores goleadores de la historia del fútbol.

Como casi todos los crack Ronaldo ya destacaba de pequeño y se presento animado por  sus amigos a unas pruebas en un equipo de fútbol sala el “Valqueire Tenis Club”, a la edad de 9 o 10 años. El día señalado había tantos niños, unos 20 o 30, que Ronaldo pensó en probar de portero que era el puesto en el que no había casi nadie. Lo curioso del caso es que le cogieron, así que podemos decir que Ronaldo también fue portero aunque fuera de fútbol sala.

Al final como nos cuenta la historia el mundo del fútbol perdió un seguramente buen portero, pero ganó un excelente delantero.

Muchas gracias Gustavo.

DANIEL PIZA, para: http://www.eltiempo.com/



viernes, 30 de mayo de 2014

CEDRÚN CAMBIA DE NOMBRE


Curiosa cuando menos es esta anécdota. A mucha gente seguramente esta situación le pasaría inadvertida, pero siempre hay avispados que las cazan al vuelo. En la colección de la Liga 1994/94 editada por Mundicromo, cometieron un error de bulto, ya que no es muy normal que se le cambie el nombre a un jugador.

Hay cromos muy graciosos como ya nos demuestra la pagina web “La Liga hecha un cromo”, en los que aparecen jugadores que nunca fueron titulares en su equipo vestidos de chándal, es decir ya los consideraban suplentes antes del campeonato, otros de espaldas, otros en chanclas, feos, barbudos, de espaldas, el mismo jugador en dos equipos únicamente pintándole la camiseta y demás familia, es una página muy curiosa y divertida, os la recomiendo.


Pero en esta ocasión es a Andoni Cedrún al que le toco la china, ya que le cambiaron el nombre, es decir “CELDRUN” en lugar de “CEDRUN”, tanto en el anverso como en el reverso, no me puedo dejar de sonreír al pensar en la cara que puso el bueno de Andoni. No tardaron demasiado en corregirlo pero el cromo queda para la historia.


Si esto fuesen los EEUU seguro que con el paso del tiempo el que posea este cromo errata lo vendería por un pastizal en alguna casa de empeños de esas que están últimamente tan de moda en los canales temáticos de la televisión.

Divertida situación.


martes, 20 de mayo de 2014

EL SILBATO DE PINTO


Transcurría la eliminatoria jugada por el Barça contra el Copenhague para poder quedar primeros de grupo en el Grupo D de la Champions League el 20 de octubre de 2010.

El equipo “culé” ganaba por 1 a 0 con gol de Messi, pero no estaban realizando un buen partido. Es más el Copenhague atacaba y daba más guerra de la esperada y por medio del jugador Santin inicio un contra ataque que arrancando perfectamente sorprendiendo a  la defensa blaugrana  evitando el fuera de juego y teniendo solo en la frontal del área a N´Doye en posición inmejorable para marcar.

Pero el jugador brasileño se paró en seco al oír un silbato y creer que el árbitro había pitado fuera de juego con el monumental cabreo de su míster, Stale Solbakken. Pero no había sido el árbitro sino José Manuel Pinto el portero del Barcelona, que increíblemente imita a la perfección el silbato del colegiado. Las imágenes de TV no dejan ninguna duda, el portero realiza una pillería y despista al atacante en lo que podría haber sido el empate a uno. Además Pinto se jacta de ello por medio de señas dirigiéndose al banquillo de ser el culpable  de provocar que el jugador contrario pensara que la acción estaba invalidada.


Al final el FC Barcelona ganaría aquel partido y a Pinto después de la investigación de hecho por parte de la UEFA le cayeron dos partidos de sanción. El bueno de Pinto alegó que el silbido lo uso para avisar a su defensa, pero el comité no le creyó. Las pruebas televisivas y la posterior sonrisita y gestos al banquillo le delataron.




domingo, 18 de mayo de 2014

ALEJANDRO ACHA SE ESCAPÓ CON LA COPA

El Bizcaya fue el equipo que gano la primera Copa del Rey, su era portero Alejandro Acha, que a la postre fue uno de los fundadores del Athletic Club de Bilbao.

Todo iba a pedir de boca entre aquella directiva formada por los jugadores, todo no, las deudas les acuciaban y mediada la década de los años veinte los acreedores se disponían a embargar el local social del club, sito en la calle Nueva bilbaína. Allí lógicamente se encontraba esta primera y preciada copa.  La primera copa de España ganada por el Bizcaya en 1902 estaba a punto de desaparecer.
Pero no fue así gracias a la rápida intervención del “goalkeeper” del equipo, que se persono en en las instalaciones antes de que llegaran los acreedores que solo tuvieron tiempo para verle correr con la copa bajo la chaqueta por las viejas calles de Bilbao. 

Alejandro se llevó la copa dejándola en su casa a buen recaudo y esta permaneció allí hasta el día de su fallecimiento. Entonces el Athletic pidió a la familia que registraran todos los rincones de la casa para dar con ella. Y hubo suerte, ya que la copa descansaba en el fondo de un viejo baúl. Desde aquel día el preciado trofeo está en el sitio que merece: la sala de trofeos del Athletic.

Asi pues Alejandro Acha consiguió que no se perdiese y la recibió dos veces.


IRIBAR ”ESTA NO ES FORMA DE GANAR UN PARTIDO”


Sobre Iribar he escrito largo y tendido, pero es un personaje tan grande en la historia del fútbol que necesitaría una enciclopedia entera para contar sus historias.

Fue en 1968, se jugaban los dieciseisavos de final de final de la Copa de Ferias, que no es otro que el antiguo nombre de la Copa de la UEFA o lo que es ahora la UEFA Europa League. El Athletic Club se enfrentaba al mítico Liverpool dirigido por Bill Shankly.

En el partido de ida jugado en San Mames el equipo bilbaíno venció por 2 a 1, con lo que llego a Anfield con cierta ventaja. Se disputan los 90 minutos reglamentarios y el partido termina con el mismo resultado 2 a 1, pero esta vez a favor del Liverpool. En la prorroga no se cambio el resultado, así que el árbitro saco una moneda para decidir quién pasaba a la siguiente ronda. Aunque ahora nos parezca extraño, en aquel entonces los penaltis aun no estaban contemplados en el reglamento para dilucidar una eliminatoria,  así que era la única manera de decidir el ganador. La moneda tenía una cara roja y otra azul. El capitán del Liverpool eligio el color rojo y Koldo Aguirre, capitán del Athletic… azul. La suerte decidió que el pase a la siguiente ronda beneficiase al Athletic.

Iribar jugó uno de los mejores encuentros de su carrera en la famosa "batalla de Liverpool". Llamada así por la comunión entre jugadores y afición la insistencia de los delanteros ingleses y la cantidad de disparos a puerta que realizaron. El "Txopo" estuvo durante dos horas de juego atajando sin cesar varios balones de los más peligrosos delanteros de Europa. Hizo un encuentro que permitió al Athletic llegar al final con ese resultado.

Así que una vez finalizado el encuentro con la victoria rojiblanca en la eliminatoria, todos los jugadores bilbaínos entraron en el vestuario celebrándolo dando las lógicas muestras de alegría. Pero Iribar no, el “Txopo” estaba sentado en un banco muy serio y cabizbajo. Se acercaron a él para preguntarle si le pasaba algo, a lo que contestó: “¿Que si me pasa algo? ¿Pero vosotros os creéis que es forma de ganar tirar una moneda al aire?”. No es que Iribar no estuviera feliz con el importantísimo triunfo. Es que hubiera preferido ganarlo sobre el césped, demostrando poseer una buena dosis de casta y de orgullo.


¡El txopo era y es mucho txopo!

Fuente: http://www.aupaathletic.com/

lunes, 12 de mayo de 2014

EL DÍA QUE ZAMORA JUGÓ EN EL ATHLETIC

De Zamora hemos hablado largo y tendido en este blog, pero, lo que a mí se me ha escapado y es posible que mucha gente no sepa. El gran Ricardo Zamora, “El divino”, el portero más famoso de la época, jugador del RCD Espanyol, FC Barcelona, Real Madrid e internacional con la selección española, admirado tanto o más que un galán de cine, tuvo un desliz en los colores y cierto día vistió de rojiblanco con el escudo del Athletic Club de Bilbao.

Parece algo increíble pero no, fue en una ocasión y en un partido homenaje amistoso a beneficio del entrenador de la Real Sociedad durante las tres temporadas anteriores (1923/1926), Lippo Hertzka, el primer entrenador extranjero, que abandonaba la entidad ya que el equipo “txuriurdin” no estimaba procedente acceder a las pretensiones del entrenador, que aspiraba a ganar 20.000 pesetas (120 € aproximadamente) anuales como pago por sus servicios.


Ocurrió un 13 de Mayo de 1926, en el campo de Atotxa de San Sebastián. La Real Sociedad lucho contra el Athletic Club que alineo solamente por aquel día a Ricardo Zamora, que en aquel entonces militaba en el RCD Espanyol .

Seguramente la referencia mediática de este jugadores propicio que jugara con el Athletic Club y propició que se llenaran las gradas para regocijo del entrenador saliente, que mes más tarde se enrolo en las filas del eterno rival bilbaíno, algo que no sentó nada bien en San Sebastián.

El encuentro termino con un 2-1 favorable para la Real y Zamora por primera y única vez se alineó con el Athletic Club. Aunque no he encontrado constancia fotográfica alguna.


viernes, 9 de mayo de 2014

EL CUENTISTA DE MARK SCHWARZER


Mark Schwarzer, es un buen guardameta, veterano curtido ya en mil batallas (41 años) que vive a la sombra de Petr Cech pese a su larga trayectoria en Inglaterra y ha sido noticia por tener que suplir al portero del casco en la Champions league por la lesión de hombro de este.

Este guardameta no solo usa sus manos para detener balones, sino que también las utiliza para escribir cuentos infantiles. Es coautor de un personaje de ficción llamado Edward Megs Morrison, que es un chico de 15 primaveras que llega a Sidney desde Inglaterra, donde se encuentra en tierra extraña sin amigos y en un nuevo colegio muy diferente del que conoce en su país. Por si esto fuese poco tiene una pasión, el fútbol y en estas latitudes lo llaman soccer. El joven que es hincha del Liverpool y que se empeña en montar un equipo de fútbol. A partir de este argumento le pasan mil peripecias con el fútbol siempre como protagonista, aunando deporte, amistad, compañerismo y aventuras. Una lectura amena para jóvenes.

Tras una larga trayectoria como cancerbero ahora también escribe y aunque ahora suele ser suplente de Cech en el Chelsea a las órdenes de Mourinho su carrera es muy amplia, no en vano Mark Schwarzer se convirtió en el primer jugador extranjero en sumar más de 500 partidos en la Premier League inglesa.






MIGUEL ANGEL, EL BALONMANO Y UN TELEGRAMA


Es bastante común que algunos porteros de fútbol cuando veían que iban acabando su etapa o creían que ya la estaban acabando se pasasen al fútbol sala (yo el primero), lo que ya no es tan común es que provengan de otros deportes al fútbol (aunque hay algún ejemplo más). Este fue el caso de Miguel Ángel, aquel mítico portero que jugaría muchas temporadas en el Real Madrid, que era apodado “El Gato” por sus felinas estiradas y que fue una gran leyenda en el equipo blanco.

Pues bien este gran portero no tenía pensado dedicarse al fútbol ya que empezó jugando también de guardameta, pero de balonmano, en el colegio Cardenal Cisneros donde estudiaba, donde en ocasiones también jugaba al baloncesto, curioso este dato ya que sabéis algo de él, Miguel Ángel no tiene una gran estatura. Sus excelentes condiciones como defensor de la portería pequeña no pasaron desapercibidas y un buen día al finalizar un partido le proponen fichar por el A. D. Couto, un modesto club de fútbol de categoría Regional de su Ourense natal. Aunque su nueva vocación fue algo tardía (18 años) no tardo en despuntar en su nuevo deporte, tanto es así que los dirigentes del Celta de Vigo se interesaron por él.

El Celta tenía apalabrado un partido amistoso con el Real Madrid B, pero su portero Ibarreche se sintió indispuesto y que mejor oportunidad para probar a aquel mozalbete, así que el conjunto vigués le llamó para suplirle. El partido se jugó el 17 de mayo de 1967 y Miguel Ángel únicamente jugó 45 minutos, donde le marcaron un gol, aunque el partido terminó con 6-0 para el equipo merengue.

“El Gato” regresa a Ourense donde corrían fuertes rumores de que iba a ser fichado por el Celta para la siguiente temporada, pero esto nunca llegó a suceder, ya que algo debió ver algún ojeador del Madrid en aquel amistoso. Y un escueto telegrama enviado a su casa le cambio el destino: “Preséntese en Madrid, stop. Hará prueba por el Real Madrid, stop. Saludos”.

El resto ya es historia.



CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO ADAUTO

Adauto Iglesias Fernández, nació en Mieres (Asturias) el 28 de octubre de 1928.

Fue un guardameta espectacular que despuntaba desde joven, ya que con 18 años recién cumplidos firmaba por el real Madrid allá por el año 1947. Fue cedido al filial blanco el Plus Ultra, para recuperarlo luego en la temporada 1948/49, en la que únicamente disputo cinco encuentros de Liga. Como a la siguiente temporada no le fue mucho mejor, ya que solo jugó en tres ocasiones, volvió a ser cedido otra vez al Plus Ultra, para recuperarlo otra vez en la que sería la última temporada como merengue al disfrutar solo de un partido liguero (1951/52). A cada recuperación menos jugaba el buen portero asturiano. 

Por ese motivo fue traspasado al R.C. Celta de Vigo, tras entrar como pago adjunto en la contratación del portero Pazos al Real Madrid. En esta ocasión sirvió de moneda de cambio, pero aquí sí, ya pudo disfrutar del juego en el equipo vigués.

Era el mayor de tres hermanos y su padre trabajaba en una fábrica de Mieres, mientras que su madre era dueña de una carnicería, pero al joven Adauto no le llamaba la atención ninguno de los oficios de sus progenitores, para el fútbol era lo primero. Con 13 añitos ya jugaba en el Unión de Mieres y luego con posterioridad en el Caudal Deportivo.


Pero Adauto no eligió ser portero, el era delantero centro y de los buenos. Sus disparos eran fuertes y certeros. Todos menos uno, ya que estudiaba y jugaba en los patios del Colegio de los Hermanos de la Salle en Mieres y cierto día en una internada armó la pierna y golpeo al balón con muchísima violencia, con tal mala suerte que le pego a uno de los frailes en la cara rompiéndole las gafas. El religioso como castigo, le condeno a jugar de portero (vaya castigo) todo el resto de curso, así que al final y para darle un los morros a su castigador se reconvirtió en guardameta, cogiéndole el gustillo al veneno de los tres palos.

Adauto emigro a Australia para continuar su carrera, siendo el primer portero español en llegar a aquellas tierras. Incluso llegó a jugar con la selección australiana, falleció en 1991 en ese lejano país.

Fuente: http://fameceleste.blogspot.com.es/




viernes, 25 de abril de 2014

PINTO EL CANTANTE…


A muchos porteros se les conoce por sus extravagancias dentro y fuera de los terrenos de juego. A más de uno le da por cantar, en el mejor sentido de la palabra claro, no a lo que vulgarmente se llama una cantada o una pifia en la portería. Ahora me viene a la memoria otro portero cantante el “Mono” Burgos, pero no es de él de quien quiero hablar, ya que hay bastantes post en este blog dedicados a él y su grupo. En este caso se trata de José Manuel Pinto Colorado guardameta de FC Barcelona.

Pinto cuando abandona el Camp Nou se transforma en Wahim. Este guardameta nacido en el Puerto de Santa María (Cádiz) es unos ratos portero y otros productor musical y compositor.

El animador del vestuario, un buen tipo como es considerado por los miembros de Barça, un trabajador infatigable y al fin y a la postre un gran portero aunque siempre se le cuestione y se le intente comparar con Víctor Valdés, cada portero tiene su propio estilo y de Pinto es diferente, por eso las comparaciones a veces son odiosas. Hay que recordar ya que mucha gente no lo sebe que Pinto fue "Trofeo Zamora" de la Liga jugando en el Celta de Vigo con lo que tiene el doble o el triple de merito. Malo no será entonces ¿no?
Pero hoy no vengo aquí a hablaros de las virtudes de Pinto como guardameta ni de su enorme trenza, sino de su otra vocación, la de cantante y productor musical, conocido en el mundillo por Wahim. El jugador del Barcelona aún conserva el teclado que le compraron sus padres, a plazos, con el esfuerzo de esas familias trabajadoras en las que cada extra es un sufrimiento. Tenía 14 años y aquello fue un regalo insuperable que jamás ha olvidado.


Su afición desmedida por la música le llevó a fundar en 2000 su propia productora, llamada “Wahim Makinaciones”, en la que también ayuda a grupos de hip-hop.

Viene de una familia humilde y Pinto sabe lo que es pasarlas canutas a final de mes, por eso en la actualidad se coloca su gorra de “hiphopero” y ha puesto en marcha un proyecto musical llamado “Ve a por tus sueños” con el que pretende ayudar a jóvenes cantantes sin recursos, varios de sus compañeros de equipo también colaboran con la iniciativa.

Admirador de Esnaola -mítico portero del Betis- es ahora, a sus 38 años, el más veterano del plantel azulgrana, donde destaca por su compañerismo y sus ocurrencias. Y ahora siendo titular en el equipo por la lesión de Valdés, demostrando lo buen portero que es, aunque hay mucha gente que piense lo contrario.

Pinto puede ser un cantante pero no en el arco. El cantante es Wahim.

¡Me cae muy bien este tipo!




viernes, 18 de abril de 2014

GARCÍA MÁRQUEZ TAMBIÉN FUE PORTERO


¡Gabriel García Márquez ha fallecido! El más internacional de los colombianos, Premio Nobel de Literatura, nos ha dejado. No así la inmortalidad de sus novelas que estará con nosotros para siempre.

Este genial escritor en su tierna infancia también fue portero de fútbol allá en las calles de su natal Aranaca. Él en aquel terreno era feliz, lanzándose a por bolas de trapo imposibles, volaba como lo hacen los arqueros atrapando y despejando aquellos viejos balones.

Gabo, como era llamado cariñosamente, en algún momento de su vida pensó en ser futbolista, pero todo se acabo cuando jugaba con un pesado balón de reglamento de aquellos de antaño. Un golpetazo en su estomago cuando realizaba alguna de aquellas intervenciones le sacó de su ensueño. Se quedo por unos instantes sin respiración y lo distrajo de su sueño de convertirse en estrella balompedica.

Después de aquello dejó el fútbol, el fútbol y todos los demás deportes. A partir de ese día sus amigos lo apodaron “el Viejo”, por su seriedad y pocas ganas de practicar deporte alguno, serio por dejar la portería, es un veneno que cuando se te mete es muy difícil de dejar atrás. Pero no se privo a partir de ese día en convertirse en seguidor acérrimo de Junior de Barranquilla y se exaltaba en el estadio como un seguidor más.

Bajo el título El Juramento, el Premio Nobel describió en el diario El Heraldo el partido de fútbol en el que reconoció haber perdido el "sentido del ridículo" para hacerse hincha.

"Y entonces resolví asistir al estadio. Como era un encuentro más sonado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado", comienza su relato del partido entre su Atlético Junior y el Millonarios de Alfredo Di Stéfano, cuya exquisita técnica Gabo comparó con la retórica.

El asesinato del defensa Andrés Escobar, poco después de la decepcionante campaña de Colombia en el Mundial Estados Unidos 1994 también mereció unas sentidas letras de Gabriel García Márquez.

Como muchos otros genios García Márquez dejo el arco pero ganamos un genial escritor y ahora ha llegado a la portería de la inmortalidad.


martes, 15 de abril de 2014

BIURRUN MODIFICÓ LA MODA CANCERBERIL


Los porteros de hoy día viven esclavos de las modas y de la tiranía de sus marcas comerciales que les hace vestir de diferentes colorines. Hay alguno que realmente parece un rotulador marcador fosforito.

¿Dónde ha quedado la sobriedad de antaño? Esos guardametas sobrios vestidos generalmente de oscuro y dando solamente y de vez en cuando opción a un verde igual de digno que el color carbón de las camisolas.
Dentro de estas modas hubo uno que marco tendencia e incluso llego a crear moda al  llevar los calzones más largos de lo normal, no fue otro que Vicente Biurrun. A partir de que saliese a jugar con aquellos pantalones que le llegaban casi hasta la rodilla. Las marcas que son oportunistas y ven la ocasión donde a otros se nos escapa, tomaron buena nota e impusieron para los porteros una pantaloneta que era más larga y estrecha que las normales usadas por el resto de los jugadores y además les añadieron protecciones.
Hoy ya se han igualado y son muy parejas al resto de la plantilla, únicamente cambiando el color por exigencias del guión, o sea el reglamento.

Vicente Biurrun trajo al fútbol unos pantalones que llamaban la atención, por lo inusuales. Pero la principal culpable se dice que fue su amama (abuela), que siguiendo las directrices del cancerbero se los fabricaba con mucho cariño en su casa. Llegaban casi hasta la rodilla y serian más o menos como lo que hoy llamamos Bermudas.

Biurrun fue un guardameta que jugó en las décadas de los 80 y 90, nació en Sao Paulo (Brasil), donde vivían, por motivos de trabajo, sus padres, que eran vascos. A los cinco años de edad, se trasladó a San Sebastián con su familia. Allí precisamente comenzó a jugar a este bendito deporte en la cantera de la Real Sociedad, donde no llego a debutar con el primer equipo ya que por delante tenia a un tal Arconada.


También ejerció en Osasuna, Athletic Club, Real Sociedad y Espanyol. En su temporada rojilla le llamaban Pintinho porque fue al futbolista al que paró su primer penalti. Su origen brasileiro hizo el resto, claro.

WILFRED, DEL FUTBOLÍN A LA PAQUETERÍA

Un guardameta nigeriano muy conocido y querido en su época, los aficionados lo relacionaran con el Rayo Vallecano, ya que gran parte de su pericia como guardameta la ejerció allí durante tres temporadas, jugando 76 encuentros. Un tipo de tez negra y redonda y con cara de buena persona, mucho carisma y simpatía.

Se trata de Wilfred Agbonavbare, Wilfred para los amigos por lo impronunciable de su apellido. Nació en Laos (Nigeria) y fue coetáneo de Peter Rufai, el príncipe africano, que también jugó en España, concretamente en el Hércules y con él se disputaba la portería de la selección nigeriana.

Fue toda una leyenda en el Rayo, tanto es así que hasta en los bares de Vallecas pintaban siempre a uno de porteros de negro para emular a Wilfred. 

Fichó por el Rayo en la temporada 1990/91, ascendiendo al año siguiente a Primera y ya en la 1995/96 fichó por el Écija Balompié, en Segunda.

En el año 2002 se publico en “El Mundo” donde se decía que después de colgar los guantes trabajaba como repartidor en una empresa de mensajería, trabajo que simultaneaba con el de entrenador de porteros del modesto CD Coslada.


Si esta información es verídica, no debió ganar las fortunas a las que nos tienen acostumbrados ahora los futbolistas. El fútbol y el futbolín modesto también existen.  

viernes, 4 de abril de 2014

VALDÉS, EL NIÑO QUE NO QUERÍA SER PORTERO

La desgraciada lesión de un grande, Víctor Valdés, me trae a la memoria su curiosa historia de cuando era niño.

Valdés y su hermano se entrenaban en una improvisada portería, la puerta del garaje de su casa. Víctor al ser el pequeño era el que hacía de forzado portero, pero lo que empezó como un divertimento le dio pie a jugar en el equipo de su pueblo, donde su entrenador vio algo especial en aquel chaval y lo recomendó al FC Barcelona. Aquel muchacho hizo una prueba y ese mismo día se quedó.

El problema es que Víctor tenía muchos dotes para la portería pero lo que el ansiaba era ser jugador. Su entrenador le convenció para que siguiese bajo los palos.

La situación se complico cuando por motivos laborales sus padres tuvieron que trasladarse a vivir a Tenerife, así que el niño Víctor con 10 años se fue a vivir a “”La Masía”. En poco tiempo descubrió lo duro que era tener a su familia tan lejos, no había día que no llorase por ello. A los cinco meses abandonaría la residencia del Barça y se traslada a Tenerife.

Pero un buen día y gracias a la retrasmisión de Canal Plus donde jugaba el Alevín del FC Barcelona, su equipo. Víctor se pone a llorar, no en vano eran sus compañeros y comunica a sus padres que tiene que volver con ellos. Así que acompañado por su hermano vuelve a “La Masía”.

Pero el fútbol cada día se va volviendo más competitivo para Víctor. Le horrorizaba el miedo a fallar en los partidos y mientras sus compañeros reían y disfrutaban del fútbol, Víctor sufría durante todo el encuentro. Para Víctor era un sin vivir si empezó a plantearse dejar de nuevo el Barcelona. Solo la insistencia de su padre y de su hermano lograron convencerle de que no lo hiciera. Pero él seguía sufriendo a sus 15 años.

Por lo que un buen día reúne a su familia y les comunica que deja el fútbol, que no puede más, que esto no va con él. Solo a ayuda de su familia y de un psicólogo es capaz de hacer a Víctor que su sitio está bajo los palos.

Dos años después de haber estado a punto de tirar por la borda una prometedora carrera como futbolista, Valdés debuta en Primera División.

Lo demás ya es historia que todos conocemos de sobre, posiblemente uno de los mejores porteros del mundo de no haber sido por la insistencia de su padre y su hermano estaría haciendo surf en Tenerife.

Según sus palabras: "Lo que tengo hoy, el privilegio de vida que estoy teniendo tanto mi familia como yo se lo debo a mi padre y mi hermano. Sin esas dos personas yo hubiera dejado el fútbol”.



Fuente: Fuente: http://www.fotolog.com/

viernes, 21 de marzo de 2014

GOICOECHEA, ME MEO EN EL PENALTI

Argentina se plantó en la final del Mundial gracias a las tandas de penaltis con las que eliminó a Yugoslavia e Italia y a un portero milagroso que parecía imbatible desde los once metros. Sergio Javier Goycochea, que pasó a ser titular después de la gravísima lesión del portero titular Pumpido, se convirtió en el héroe de Argentina durante el torneo.

En cuartos de final, Argentina y Yugoslavia se lo jugaron todo en los penaltis tras acabar la prórroga con empate a cero. Maradona falló el tercer lanzamiento de la albicelete pero Goycochea mientras iba hacia a la portería se cruzó con el Pelusa y le gritó: “Quédate tranquilo, monstruo, que atajo los dos”. Así fue. Goycoechea detuvo los penaltis de Brnovic y Hadzibegic.

En semifinales se volvió a repetir la historia. Goycochea fue un muro en la tanda de penaltis. El portero argentino paró los lanzamientos de Donadoni y Serena y clasificó a la albiceleste para la gran final.

Cuentan que Goycochea realizaba un curioso ritual antes de cada tanda de penaltis, el portero argentino hacía que sus compañeros le rodearan por completo para agacharse y orinar en el centro del rondo.

Goicoechea es único portero en parar cuatro penaltis en un mismo mundial.


Fuente:  www.marca.com

CUANDO FENOY FUE EL MÁXIMO GOLEADOR DEL CELTA

Cuando hablamos del Trofeo Pichichi siempre pensamos en el delantero y en una cantidad de goles considerable para alcanzar tal galardón. Otra cosa es que cuando nos referimos al máximo goleador de un equipo nunca se nos pasaría por la cabeza que fuese el portero. Pues bien, en este caso el máximo convertidor de goles del Celta de Vigo en la temporada 1976/77 fue el argentino Fenoy, con un total de 5 goles (…) ¿Por favor, donde estaban los delanteros de aquel conjunto?

Todos ellos desde el punto de penalti, de un total de 6 lanzados convirtió 5. No era, ni es usual que un guardameta lance desde el punto fatídico, pero recordemos que este arquero es argentino, y ya se sabe o especiales que son en aquellas latitudes, son guardametas diferentes.

No tardó mucho Carlos Alberto Fenoy en empezar a lanzarlos. Fue en la tercera jornada del Campeonato de Liga y se metió nada menos que a Arconada, portero de la Real Sociedad, uno de los mejores de la historia. El donostiarra no fue el único en ser batido por el disparo certero de Fenoy, mas tarde caerían Esteban del Elche, el mítico Carnevalli de Las Palmas, Miguel Ángel del Real Madrid y de nuevo Carnevalli en el partido de vuelta. En cuatro de aquellas ocasiones dio el triunfo al Celta.

Un caso insólito, no solo por lanzar los penaltis, sino por ser el máximo goleador de su equipo con tan poco bagaje. Lo malo es sus goles no fueron bastante para mantener la categoría y aquel año el Celta de Vigo descendió a los infiernos de la Segunda.


jueves, 20 de marzo de 2014

UN DIBUJO ANIMADO LLAMADO CECH



Los dibujos animados de los Simsons son una fuente inagotable de sorpresas. En muchos de sus capítulos aparecen caricaturas de personajes famosos, políticos, cantantes, actores y deportistas de elite, amén de muchos otros personajes conocidos, y no solo eso, sino que además se prestan para hacer el doblaje ellos mismos y eso que muchas veces rozan la parodia y los ridiculizan con frecuencia.


¿A qué viene esto? Diréis muchos ¿Qué tiene que ver todo esto con los porteros, que es de lo que trata el blog?

Pues bien, para vuestra información os diré que también el creador de “The Simsons” se ha acordado de los guardametas concretamente de Pert Cech que aparece en uno de los capítulos. Bueno, no solo él sino que además lo hace acompañado de varios compañeros del Chelsea como Fernando Torres (también podía ser noticia, pero, que la de un blog sobre jugadores), Eden Hazard, John Terry y Frank Lampar.

Teniendo en cuenta el caso que en EEUU se le hace al fútbol europeo tiene bastante merito. Ademas Matt Groening o su equipo tienen mucha mano para las caricaturas y hasta se parecen.

Estamos de enhorabuena todos los que sentimos como nuestras las porterías y es muy especial que en este capítulo en concreto aparezca el portero de la triste figura y casco chichoneril llamado Pert Cech.



Video: youtube








LOS IMBATIDOS DE LA SELECCIÓN


49 son los cancerberos que alguna vez han defendido los colores de la selección española, todos ellos muy buenos como se puede presuponer, pero solo han sido dos de ellos los que han mantenido imbatida su portería.

Manuel Vidal y José Pérez son los dos únicos hombres que jugando con el equipo nacional no encajaron ni un solo tanto. La verdad es que Vidal y Pérez solo jugaron medio tiempo de un encuentro. Pero ahí queda el record a pesar de todo.

Manuel Vidal. Nació en Bilbao el 15 de octubre de 1901. Jugó en los tres grandes del fútbol español de su época, el Athlétic, con el que logró dos Campeonatos de Copa, el Barcelona, con el que conquistó la primera Liga en la temporada 1928-29 y el Real Madrid. El 22 de mayo de 1927, en un amistoso ante Francia disputado en Colombes, sustituía a Zamora bajo los palos de la Selección, disputando de esta manera, su único partido internacional. En los 41 minutos que estuvo en el campo, logró mantener su puerta a cero.

José Pérez. Nació en Arrecife, Lanzarote (Las Palmas), el 24 de octubre de 1908. Después de pasar por equipos de las Islas como el Arenal y el Real Club Victoria, ficha por el Hércules de Alicante donde se convertiría en uno de sus principales baluartes. También jugaría en el Granada y el Marino. Fue el guardameta de la Selección en el primer partido de España después de la Guerra Civil, el 12 de enero de 1941. Disputó 42 minutos y no recibió ningún gol. El único internacional absoluto en la historia del Hércules.


BETANCORT, UN GUÍA IMPROVISADO

Ocurrió en un partido que jugaban por un lado la Selección inglesa y por otro la española.

Ya estaban en la capital inglesa los componentes de la selección española, con Domingo Balmaña al frente. El estadio Wenbley era el punto de cita con los pupilos de Alf Ramsey. Pero antes había que hacerse a los terrenos de aquellas latitudes: así que los españoles se dirigieron a las instalaciones del Crystal Palace para realizar un ensayo.


¡Pero si no es por Betancort no llegan!

El despiste del conductor era enorme. Varias veces detuvo el autocar –con los seleccionados dentro- para preguntar el camino a seguir, con la consistente pérdida de tiempo y de nervios. Nada, que no había manera.
Afortunadamente el portero canario Betancort conocía Londres, pues ya estuvo en la ciudad con su equipo, el Real Madrid.

Él fue el que llevó a sus compañeros al lugar de destino.


Fuente: AS COLOR

miércoles, 19 de marzo de 2014

LA COQUETERÍA DE MIKHAILOV


La moda y la coquetería también tienen su espacio entre los cancerberos y si no que se lo cuenten al búlgaro Boris Mihailov. El arquero se mostró tan efectivo como vanidoso en aquel Mundial de EEUU 94.

Fue la gran figura de Bulgaria en los octavos de final ya que en la definición por penaltis fue capaz de detener dos y eliminar a México y en cuartos fue primordial su concurso en el histórico triunfo ante Alemania (2-1). En aquella asombrosa selección búlgara de Hristo Stoichkov, ganador a la postre de la Bota de Oro del Mundial (6 goles), pero eso ya es otra historia.

Contra México Mikhailov lució un espectacular peluquín que con el calor reinante de aquel julio no conseguía mantener en su sitio y le dio más de un problema en sus portentosas estiradas, todo ello recogido por las cámaras de televisión.

El búlgaro reconoció sin pestañear ante la prensa el uso del postizo (como para negarlo) pero prometió que si su equipo superaba a Italia en la semifinal lo lanzaría a la grada sin tapujos. “No lo dudo cambio mi peluquín por la final” dijo.

Pero el destino quiso de Bulgaria perdiera contra Italia en aquel partido y luego posteriormente también perdería contra Suecia para dilucidar el tercer lugar, por lo que el bueno de Mikhailov mantuvo su brillante calva encapotada.

En la actualidad el guardameta es presidente de la Federación de fútbol de su país, eso si lo que ya no sabemos si con o sin peluca.

viernes, 14 de marzo de 2014

LAS MANAZAS DE ZUAZO

Emiliano Zuazo, fue un durangués que jugó en el Mirandés en la 1950/51 y aunque solo estuvo allí una temporada actuó en 30 partidos. El portero de las manos grandes. Nacido en Durango el 28 de julio de 1928. 

Corría el chascarrillo por Miranda de que el bueno de Emiliano era capaz de llevar 19 huevos en una solo mano.

El mismo cuenta su anécdota en el blog Miranda Deportiva:

"Un buen día de sábado había llegado a Miranda con tiempo suficiente. Tuve ganas de ir al cine y me fui al Novedades. En la fila anterior había dos matrimonios y en uno de los descansos, oí una voz masculina que estaba comentando: Tengo entendido que el Mirandés ha fichado a un portero que sujeta 19 huevos de gallina con una mano".

Zuazo señala que en cierta ocasión iba hacia casa y en una mano le habían colocado cierta cantidad de huevos de gallina. Esto sorprendió a un chaval que conocía y a este le llamó la atención semejante bulto. Su curiosidad fue saber cuántos huevos llevaba Emiliano en la mano, por cierto bien colocados y contaron 19.
Que en Miranda se corriera la noticia de este detalle (que como diría Federico Trillo "manda güevos") todo ello obedece que tal vez un durangués que venía mucho a Miranda porque tenía a su mujer ingresada en el Sanatorio de Fuentecaliente, sería el que comentara el "poderío" de la mano del portero del Mirandés.
¿Por falta de huevos no será?


Fuente y foto: http://mirandadeportiva.blogspot.com.es/

lunes, 10 de marzo de 2014

LA MANO DE DIOS MARCÓ A SHILTON

Peter Shilton jugó 1390 partidos en el fútbol inglés y 125 con su selección -que no es moco de pavo-. Pasó por el Leicester City, el Nottingham Forest, el Southampton y el Derby County; se retiró en el Leyton Orient de la Cuarta División del fútbol inglés a los 48 años de edad. Todo un chaval.

Tiene el dudoso honor de ser el guardameta al que Maradona le hizo dos goles en el Mundial de México 1986. Aquellos goles son ya míticos para los amantes del balompié y cada uno tiene su denominación de origen propia; uno conocido como el “Gol del siglo”,  en el que Maradona regateo hasta los fotógrafos y otro como “La mano de Dios”, famosísimo gol que el bueno del “Pelusa” hizo con la mano y que vio todo el mundo menos el colegiado. Maradona sigue negando que lo metiese con la mano y dice que en todo caso fue la mano de Dios. Me he reído mucho con esta aseveración a lo largo de los años y lo que es seguro es que a Peter Shilton no le hace ni gota de gracia.



No cejo en su empeño de disputar otro Mundial y lo hizo ya en el declive de su carrera, en el de Italia 1990, a la tierna edad de 40 añitos.

viernes, 7 de marzo de 2014

PATADAS, RIÑAS Y EL LIBRO POLÉMICO DE SCHUMACHER




Toni Schumacher fue un buen portero alemán, pero también fue un gran coleccionista de polémicas durante y después de su carrera deportiva. 

Con el incidente con Battiston en el Mundial del 82, en el que dejó inconsciente al atacante galo, le supuso a Toni ganarse una fama de portero duro y violento de la que nunca se desprendería. Os acordareis de aquella patada asesina en la que dejó al francés sin dientes, inconsciente en el terreno de juego y posteriormente en coma, del que afortunadamente se recuperó (el árbitro no sanciono ni con falta aquella jugada).

No solo este incidente marcó al bueno de Schumacher como guardameta polémico. Cuatro años más tarde, en México 86, se enfrentó con el seleccionador alemán Franz Beckenbauer, con el portero suplente Uli Stein y, sobre todo, con el delantero estrella del equipo Karl-Heinz Rummenigge, con el que protagonizó un enfrentamiento debido a unas supuestas declaraciones ofensivas en la prensa por parte de Schumacher hacia Rummenigge, enfrentamiento que casi acaba con su salida de la concentración. Solo le falto pelearse con el masajista ¿o lo hizo?

Donde ya acabo de rizar el rizo, fue cuando publicó en 1987 un libro autobiográfico llamado "Anpfiff", que en España apareció publicado bajo el nombre de "Tarjeta Roja", en el que narraba con increíble sinceridad sus andaduras en el fútbol, desde sus comienzos hasta el Mundial de México 86, así como su vida familiar. También hablaba sin tapujos de temas tan controvertidos como el dopaje, el sexo y los árbitros, además de revelar secretos explosivos sobre jugadores alemanes compañeros de selección, entrenadores y directivos.
La publicación de este libro en Alemania, le supuso a Toni el despido de su equipo, el Colonia, y la expulsión inmediata de la Selección.


No me hubiese gustado nada ducharme en el mismo sitio que él, ¿a saber lo que contaría luego?

viernes, 14 de febrero de 2014

LOS RITUALES DE IKER CASILLAS


No va a ser ninguna novedad este post. ¿Qué no se ha escrito ya sobre Iker Casillas?

Uno de los mejores porteros del mundo, por su calidad y carisma Iker se ha granjeado amigos y enemigos a partes iguales, aunque al ser el titular y campeón de le selección española, quiero creer que estos últimos son los menos.

Como casi todos los guardametas Casillas tiene también sus manías -que no son pocas-. Precisamente de ellas es de lo que quería hablaros:

Todos le habréis visto cortándose las mangas de la camisola antes de jugar un partido. Al final la marca deportiva decidió mandárselas sin mangas largas y cobrarlas al mismo precio aunque tengan menos tela, ¡que listos los de ADIDAS! Me gustaría ver su armario, puede ser un drama, todo el día con la tijera arriba y abajo.


Durante un cierto tiempo se ponía las medias al revés porque un preso le envió una carta aconsejándoselo, costumbre que mantuvo durante más de cuatro años, con un balance de una Liga, una Copa de Rey, una Eurocopa y un Mundial. Un buen día decidió dejárselas como Dios manda ya que los resultados como todos conocéis no fueron los deseados por Iker, titularidad perdida incluida.

Hasta que se los prohibieron siempre llevaba braga o calentadores en el cuello, incluso para jugar aunque fuese verano, parece ser que le daba seguridad. No sé cómo está la normativa ahora mismo.

Aparte del tema “ropajes” el capitán tiene otras manías. Antes de cada partido traza una línea con el pie izquierdo en la raya dividiendo la portería en dos (esto no tiene merito, antes lo hacíamos del centro de la portería al punto de penalti).

Cada vez que su equipo marca un gol, se dirige a su portería y dando un saltito toca el larguero con su mano izquierda. Pero esto es diferente con la selección ya que en cada gol suele besar a un compañero, antes era Marchena el besado, pero como no va convocado ahora el que se acerca al guardameta siempre es Sergio Ramos a recibir el beso, otras veces el afortunado es Puyol, dependiendo de quién este en el campo. El beso es de lo más casto, se entiende…

Fuente: Revista MINE


WALTER ZENGA 518 MINUTOS IMBATIDO

La exitosa cantera de porteros italianos siempre ha gozado de muy buena salud. Hoy precisamente os traigo otro que fue un fenomenal guardameta en la selección italiana y -sobre todo- en el Inter de Milán.

Walter Zenga nació en Milán (Italia) el 28 de abril de 1960.

Fue apodado Uomo Ragno (Hombre Araña)por su agilidad y reflejos.

Considerado como uno de los mejores "guardavallas" de su época, lo refrendó siendo elegido como el mejor portero del mundo tres años consecutivos, de 1989 a 1991. Por si esto fuese “peccata minuta”, fue nombrado el mejor portero del Mundial 90 jugado en su país.

También posee el récord de imbatibilidad en un Mundial: 518 minutos en aquel mismo evento. Se lo rompió el argentino Claudio Caniggia en semifinales. El encuentro acabó 1-1 y Argentina venció en la tanda de penaltis, dejando a los italianos fuera de su propio mundial, todo un drama para el país.


Cuando su crédito se acabó en Italia, se lió la manta y cruzo el charco para jugar en los EEUU, donde también fue jugador-entrenador hasta 1999 cuando colgó los guantes.

Como entrenador ha recorrido muchos países dando tumbos de un sitio a otro y también es comentarista de la RAI.

A continuación un vídeo con alguna de sus mejores intervenciones (De nada)

viernes, 31 de enero de 2014

JESÚS CASTRO, UN PORTERO EN EL CIELO


Esto no es precisamente una anécdota, sino un reconocimiento y un homenaje a un guardameta que jugó en el Sporting de Gijón y que su fallecimiento conmocionó el mundo del fútbol hace ahora unos 20 años y que he recopilado del estupendo blog: Yo jugué en el Sporting -al que debo dar las gracias-.

Cuando se retiró, el bueno de Jesús se apartó del mundo del fútbol todo lo que pudo. Regresó a su Avilés natal junto a su familia y se centró en sus negocios de gasolineras y caballos de carreras; pero aún así, su instinto de portero le obligó a hacer una última parada. La tarde del 26 de julio de 1993, mientras descansaba con los suyos en la playa de la localidad cántabra de Pechón, oyó los gritos desesperados de un par de niños ingleses que se estaban ahogando en una zona de abundantes acantilados, y no pudo evitar sacar a relucir el portero que aún llevaba dentro. Se tiró a la mar como se tiraba a los pies del delantero, peleó como pudo contra la marea y consiguió empujar a los chavales de vuelta a la orilla para salvarles la vida. Intentando salir del agua, se dejó la suya en el camino. La mayor ovación que recibió sobre un campo de fútbol quedó en nada en comparación con la que se llevó el día de su funeral en Avilés. Fue el heroico y trágico final de un futbolista que marcó una época defendiendo la portería del Sporting.

La noticia sobrecogió los corazones de sus ex compañeros, pero a nadie llegó a extrañarle del todo. Si había alguien capaz de hacer lo que hizo, ése era Jesús. “No hay cinco jugadores con el nivel humano de Castro. Generoso, desprendido, amigo de sus amigos, todo un ejemplo a seguir como futbolista y como persona“, dijo de él Carlos García Cuervo, con quien compartió portería en sus inicios en el Sporting.

Nacido en Oviedo en 1951, pero criado en Avilés, Castro llegó al conjunto rojiblanco en marzo de 1968, procedente del Ensidesa, aunque su leyenda empezó a forjarse en las calles avilesinas junto a su hermano Enrique –Quini para los amigos–, con una portería pintada en una pared y una pelota. Enrique chutaba, muy fuerte y muy ajustado, y Jesús estiraba la mano todo lo que podía para evitar que fuera gol. Y Enrique volvía a chutar. Y Jesús despejaba con los puños. Y un día el balón entraba por la escuadra. Y al siguiente, una palomita milagrosa lo evitaba. Y así, en un bucle infinito de espíritu de sacrificio y talento, tan fácil y tan imposible, ambos acabaron años más tarde defendiendo la camiseta rojiblanca. Era de esperar. Para ser el mejor portero hay que entrenar con el mejor delantero, y viceversa.

Al mes de llegar al Sporting, Castro debutó con el primer equipo rojiblanco, y en su primera campaña completa ya fue titular indiscutible bajo los palos de El Molinón. Desde entonces, y durante dieciocho temporadas, Chusi se adueñó de la portería gijonesa y prácticamente no la soltó hasta que una lesión en la espalda le obligó a colgar los guantes en 1985. Por el camino pudo saborear dos ascensos a Primera División, un subcampeonato de Liga, varias clasificaciones para la Copa de la UEFA y 471 partidos oficiales como sportinguista, además de vivir la internacionalidad como juvenil en tres ocasiones, quince como aficionado y cuatro en la selección sub-23. Era un portero ágil, sobrio y de una enorme regularidad.

Nadie habló nunca mal de él. Todos los que compartieron vestuario con él destacaron su compañerismo y su bondad, como demostró hasta el día en que aquel maldito remolino se cruzó en su camino. Su ex entrenador Vicente Miera lo definía como “un chaval fantástico, increíble. Recuerdo además que había veces que le aplaudían en el campo y se ponía colorado de tímido que era. Por eso le llamábamos Manzanón”.
Los porteros de los mejores equipos pasan a la historia por salvar goles. Castro, el portero del Sporting, pasó a la historia por salvar vidas. Y ni los años son capaces de hacer que la gente le olvide. Hace unos meses, en un partido en El Molinón, un adversario se plantó solo delante de la portería del Sporting. El delantero picó ante la salida del guardameta rojiblanco y la pelota se dirigía irremediablemente hacía el fondo de la red, pero en el último suspiro hizo un extraño y se perdió por la línea de fondo. “Milagro”, dijo un aficionado desde la grada. “¿Milagro?”, le reprobó su compañero, “Castro desde el cielo”.