lunes, 2 de diciembre de 2013

LA GORRA MÁGICA DE MENSAH


Esta es la historia de un portero y de su gorra de la suerte.

Se llamaba Robert Mensah y nació en Ghana en 1939. No quedan muy claros sus orígenes, pero sí que jugó en un equipo africano llamado Misterious Dwarfs (Los enanos misteriosos) y que posteriormente lo hizo en el Asante Kotoko, uno de los principales equipos de Ghana. El sujeto era portero de la selección de Ghana y era famosísimo en su país y en toda el África negra. Adorado y querido en su país y odiado en todo el resto. Odiado y temido.

Mensah un tipo enorme, no solo por su altura y físico, sino porque era un guardameta fabuloso. Siempre jugaba de negro, pero su rasgo más característico era una gorra a cuadros blancos y negros que siempre llevaba con él en los partidos. Decía que su abuelo que fue brujo de una tribu se la regalo en su lecho de muerte. Mensah creía a pies juntillas que su abuelo la había embrujado y la superstición llego a los demás jugadores. El creía que con aquella gorra era invencible y le protegía de los goles. Tanto es así que los contrarios intentaban quitársela en los partidos y el no dudaba en liarse a golpes para que esto no ocurriese.

Bueno, uno de los momentos más famosos de la gorra sucedió en la final de la Champions africana.  En la ida, disputada en Kumasi, Ghana, el resultado fue de 1-1. La vuelta se disputaba en Kinshasha, la capital del Congo. Se rumoreaba que el TP Engelbert había comprado al árbitro para que el resultado le fuera favorable. El caso es que en un momento del partido el árbitro pito un penalti, a todas luces injusto. Las protestas de los jugadores del Asante Kokoto arreciaron cuando el trencilla mando quitarse la gorra a Mensah antes del lanzamiento de la pena máxima. Con un mosqueo monumental acepto ante las amenazas del árbitro. Se la quito y con ella golpeo los dos palos y el larguero y luego la mando hacia atrás todo lo lejos que pudo. Se dice que un soldado congoleño al que la gorra le llegó a los pies, se ensaño con ella y la emprendió a golpes de bayoneta hasta que la destrozó, intentando quitarle su magia.

En el momento del lanzamiento Mensah miró muy fijo y desafiante al lanzador y este amedrentado mandó el balón muy por encima del arco. Al final el partido acabo con 1-2 para el Asante Kotoko, que se proclamó campeón de África por primera vez (lo haría de nuevo 13 años después).

Mensah murió de una extraña manera. Al parecer se vio envuelto en una trifulca en un bar, según cuentan las malas lenguas, por una mujer. Un parroquiano ebrio le rajó con una botella, provocándole una severa hemorragia que le causo la muerte. Posiblemente si hubiese tenido su gorra mágica…

Hoy en día, el estadio de los Mysterious Dwarfs (el primer equipo de Mensah), en la ciudad de Cape Coast, lleva su nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada