viernes, 20 de septiembre de 2013

MONCHI: COMPRAR BARATO, VENDER CARO


Si os hablo de Ramón Rodríguez Verdejo, es casi seguro que a podíamos contar con los dedos de las manos los que le conocerían y probablemente la mayoría serian sus familiares. En cambio si os digo que voy a escribir sobre un portero llamado Monchi, aquí la cosa cambia, por lo menos dentro de los que seguimos el mundo del fútbol y en especial de la portería, ya que fue un ex futbolista y que actualmente ostenta el cargo de Consejero y Subdirector general deportivo del Sevilla FC. En la temporada 1990/1991 fichó como portero por el Sevilla FC, club en el que permaneció hasta la temporada 1999/2000.

Ramón Rodríguez Bermejo, nació en San Fernando (Cádiz) el 20 de septiembre de 1968.

El bueno de Monchi tiene la habilidad que a muchos mandatarios del fútbol les gustaría tener: comprar barato y vender caro. Monchi es capaz de fichar a jugadores poco o nada conocidos y convertirlos en estrellas del Sevilla FC. También  de sacarlos a empujones de la canteras, subirlos al primer equipo y después de consagrarlos venderlos al mejor postor, dejando las arcas del Sevilla llenas o eso se le presupone, ya que por lo que parece el equipo sevillano no anda muy boyante en cuanto a dineros.

Muchos de los éxitos deportivos en una parte muy alta se le deben a el. Después de retirarse en el Sevilla como  portero en activo y colocarse en su faceta más conocida de Director Deportivo y de aupar al club consiguiendo subir a la Primera División española y obtener varios títulos con el club sevillano (2 Copas de la UEFA, 2 Copa del Rey, 1 Supercopa de España y una Supercopa de Europa).

Dentro de esta habilidad esta el haber firmado a estos jugadores ahora estrellas, pero en su incorporación no se sabía nada de ellos, alguno os sonara seguro: Julio Baptista, Adriano Correia, Dani Alves, Seydou Keita, Christian Poulsen, Sebastien Squillaci, Gary Medel, Kondobia y confiar en jugadores de la cantera y luego venderlos a un buen precio, como Sergio Ramos o José Antonio Reyes. ¡Verdaderos pelotazos!

Y además como portero, tampoco fue malo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada