viernes, 26 de abril de 2013

IGNACIO EIZAGUIRRE Y SU PALOMITA "CINCUENTAÑERA"


Ignacio Eizaguirre no fue solo uno de los mejores porteros que ha dado la historia del fútbol. Además de otras anécdotas recogidas con anterioridad en este blog hay muchas otras que poco a poco van saliendo a la luz. A las ya conocidas de las morcillas de Pio y a la de que rellenaba el mismo con arena de playa las imperfecciones de su portería como si de un peón caminero se tratara, para evitar malos botes del balón, hay que añadir esta no menos sorprendente.

Una vez retirado de los sinsabores de la portería empezó a entrenar. En la etapa en que estuvo en Osasuna, su equipo cosechaba muy malos resultados y por supuesto todo el mundo miraba a los de siempre (incluido Eizaguirre), los porteros, blanco de las iras de los aficionados por la cantidad ingente de abultados resultados en contra. Así que ni corto ni perezoso decidió ocupar la portería de la discordia él mismo, pero el resultado no cambio y siguieron las mismas goleadas al igual que a sus sufridos guardametas. Mal remedio.

No obstante, en un amistoso años más tarde, ya con 55 años, en un partido amistoso benéfico que realizo el  Valencia y al que fue invitado como antiguo miembro de la plantilla “che”, se marcó una espléndida palomita para la galería y para recordarle a los aficionados valencianistas que fue uno de los mejores arqueros que habían pasado por la historia del club.
¡Qué gran crack!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada