martes, 4 de septiembre de 2012

LA GORRA DE AMADEO CARRIZO


El legendario portero argentino Amadeo Carrizo usaba una gorra de cuadros escoceses, que siempre llevaba en los partidos. En el apogeo de su carrera (42 años) pensaba que aquella prenda le traía suerte y no se la quitaba ni para ducharse. De todos son sabidas las manías que suelen tener los guardametas, y si él decía que aquella gorra le traía suerte, seguramente seria así. No en vano Amadeo llevaba cinco partidos con la portería a cero.

Pero ocurrió algo que no esperaba el gigante de la portería. En el transcurso del partido y cuando el equipo visitante iba a lanzar un córner, al delantero Ángel Clemente Rojas se le ocurrió la diablura de quitarle la gorra de la cabeza y salir corriendo como alma que lleva el diablo por todo el campo, para regocijo de la grada. Todo el equipo de River salió en pos del ladrón incluido Carrizo, para recuperarla. La situación más que dantesca fue cómica, hasta que pudieron recuperarla. Amadeo de muy mal humor pero con una medio sonrisa en forma de mueca se la caló hasta las cejas para que no ocurriera nada semejante otra vez.

El córner se sacó sin consecuencias, pero en el trascurso del encuentro el joven y bisoño Norberto Madruga recibió un pase largo y se escapo solo directo a la portería defendida por Amadeo y cuando se encontraba solo delante de él, el arquero levanto la mano simulando haber escuchado el silbato del arbitro y le dijo como el que no quiere la cosa: “¿Qué haces, pibe? Estas en fuera de juego. Madruga que venia con el balón controlado dudo una fracción de segundo… ¡Y Carrizo le robó la pelota! Fue la venganza del portero a la afrenta anterior. El que ríe el último ríe mejor debió pensar el veterano portero.

Aun así y ya con la misma gorra, Carrizo alcanzaría los nueve partidos sin recibir un solo gol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada