jueves, 21 de junio de 2012

SE LANZARON CUATRO PENALTIS PARA DOS PORTEROS



El 10 de julio de 1971 se dio una circunstancia cuando menos curiosa. El Temperley y el Almirante Brown disputaban un encuentro en la Primera B Argentina cuando en un ataque del Temperley el árbitro Teodoro Nitti decreto penalti por el derribo del atacante. Hasta aquí todo normal, lo curioso viene a continuación:

El resultado era 1-1 y el Temperley lanzaba para adelantarse en el marcador; Lo lanzo Horacio Corbalán, y el tiro salió desviado. El arbitro mando repetirlo ya que el guardameta Migueluchi se había adelantado.

Cambio el lanzador entonces; el encargado esta vez fue Nicolás Bielandinovich, pero el portero volvió a adelantarse y detuvo la pena máxima; el colegiado volvió a mandar repetir el lanzamiento y le mostro tarjeta amarilla. Otra vez lo ejecuto Bieladinovich, Migueluchi se adelanto por tercera vez y detuvo de nuevo el penalti. El arbitro índico repetir de nuevo la ejecución y expulso al guardameta por doble amonestación.
Salió el suplente, Ricardo Tello ocupando la portería de Almirante Brown;  Bieladinovich lo lanzó de nuevo pero esta vez el arquero lo detuvo sin adelantarse, sus compañeros después de tal tortura le abrazaron alborozados y prosiguió el juego.


Resumiendo, el penalti se lanzo cuatro veces, pero entre dos porteros consiguieron que no se materializara ninguno. El partido termino con empate a uno.

Fuente: www.cuentosdelapelota.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada