lunes, 19 de marzo de 2012

LA PORTERÍA MALDITA DE BRASIL

No es la primera vez que hablo en esta página sobre Moacyr Barbosa; ¿Os acordáis del portero maldito de la final en Maracaná, que perdió Brasil? De él se pueden contar muchas anécdotas, pero casi todas desagradables. Esta pagando hace tiempo por algo de lo que el solo no tuvo la culpa. En realidad nadie tuvo la culpa, el fútbol es así y pasan cosas como esta.

Corrían los años 80 cuando en vísperas de una remodelación del estadio Maracaná, el administrador le regalo a Barbosa la portería al completo del fatídico gol que condeno a los brasileños. Antes de comprobar si se trataba de un gesto afectuoso o de alguna otra coña (se las hicieron de todos los colores al pobre), llevo a su casa a los pocos amigos que le quedaban y sin mas miramientos le prendió fuego a los postes, todavía pintados de blanco, para así hacer un pequeño exorcismo y librarse de aquella portería que trajo por la calle de la amargura toda su vida. Luego remato la faena con una buena barbacoa.

Aun tiene alguna anécdota más:

Pasados "tan sólo" 44 años del Mundial 1950 Moacyr Barbosa, arquero brasileño durante el torneo, ya viviendo de favor en la casa de una cuñada y sin más ingresos que una jubilación miserable, fue a la concentración de Brasil a brindarles aliento y a desearles suerte a los jugadores que se preparaban para el Mundial de EE.UU. 1994. Pero esto no le fue posible, las autoridades le prohibieron la entrada: no sea cosa que traiga mala suerte.


Como veis este hombre estuvo sufriendo hasta el final de sus días el gol maldito que condeno a Brasil a perder un Mundial en su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada