jueves, 1 de marzo de 2012

DI STEFANO A SU GUARDAMETA

 
Nadie duda de la notabilísima calidad como futbolista que atesoro Alfredo Di Stefano a lo largo de su carreara deportiva, al igual que como buen argentino, de su incontenible verborrea.

Una vez que abandonado el fútbol en activo se decanto por entrenar y allá por la temporada de 1969/70 siendo entrenador del Valencia CF, contaba en sus filas con un guardameta llamado Pesudo. 

José Manuel Pesudo era un guardameta tranquilo, buena planta para portero, conocía bien el oficio y lo ejercía si aspavientos. De tarde en tarde también encajaba algún gol verbenero, pero lo encajaba como gajes del oficio.

En una de estas el bueno de Di Stefano, después de una cantada en la que el portero se introdujo el balón en su portería (lo que habitualmente se llama un autogol), le grito desde la banda: "No te pido que atajes las que vayan dentro, pero por lo menos no te metas las que vayan fuera”. Seguro que añadió algo más pero nadie lo recogió en la época.


Una frase que quedaría en los anales de la historia balompédica y nos deja bien claro el genio del argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada