lunes, 30 de enero de 2012

UN GUARDAMETA LLAMADO TONY LEBLANC

El actor Tony Leblanc fue además de cómico un gran deportista.

Simultaneaba el boxeo y el fútbol donde fue portero. El boxeo perdió a un boxeador que era algo más que una promesa, de hecho fue campeón de Castilla y también el fútbol a un excelente portero. A cambio se gano un buen actor sin el que quizá la historia del teatro, cine o televisión no hubiese sido la misma.

Tony Leblanc peleaba los sábados en el ring y jugaba con el Chamberí los domingos en la Tercera División Madrileña. Hasta que un día aparecieron simultáneamente su nombre en una alineación del equipo y también en un programa pugilístico. Así que la Federación le obligo a elegir y eligió el arte de la portería, para alegría de sus padres, a los que no les gustaba que Tony se partiera la cara todas las semanas.
Al haber sido también bailarín (este hombre fue de todo) tenía mucha rapidez de piernas, importante para un boxeador, pero también para un guardameta.

Tony Leblanc como portero del Chamberí

Mal portero no debió de ser cuando el Atlético Aviación (actual Atlético de Madrid) quiso ficharle después de la guerra civil, llegando a jugar con ellos cinco partidos. Pero, el Chamberí se metió por medio y lo fichó por tres mil pesetas. Esa misma temporada el Chamberí se jugaba el ascenso de Regional a Tercera  y como si de la trama de una de sus películas se tratara, todo se tuvo que dilucidar por un penalti en el último partido, que el gran Tony paró en una excelente estirada. Con lo que por supuesto el Chamberí ascendió en aquel partido, jugado contra el Carabanchel en el campo de la Mina. Tony fue el héroe de aquel día, sacado a hombros del campo de fútbol.

Tony Leblanc fue dejo el mundo de los tres palos para adentrarse en el de la comedia, siendo un fenomenal cómico y actor que ha hecho reír y disfrutar a varias generaciones.

Fuentes: www.rcdcarabanchel.es y www.kane3.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada