jueves, 22 de diciembre de 2011

¿QUIEN SE COMIÓ LOS PASTELES?

Neville Southall nació el 16 de septiembre de 1958 en Llandudno, País de Gales. Debutó como profesional relativamente tarde, a los 22 años, en las filas del Bury. En 1981 llegó al Everton y allí estuvo hasta 1998, vamos, toda una vida. Después pasó por el Stoke City (un año) y por el Torquay United (dos años), para luego pertenecer a una larga serie de equipos en los que apenas jugó: Huddersfield Town, Bradford City, York City, Rhyl, Shrewsbury Town, Dover Athletic y por último, el ya citado Dangham & Redbridge FC, donde se retiró en 2002. En su palmarés tiene una Recopa, dos FA Cups y tres Community Shields. Con Gales jugó 92 partidos.

Southall no pudo demostrar su calidad en competiciones europeas después de 1985 por la famosa prohibición a los equipos ingleses tras la tragedia de Heysel.

Neville Southall ademas de ser el jugador galés con mas titularidades, poseer el record de partidos con la elástica del Everton (751) y que los aficionados de este equipo lo incluyeron en el equipo tipo de toda la historia del club, que antes de ser profesional fue camarero, carretillero y basurero, que a finales de los 80 estuvo a punto de fichar por el Manchester United y por el Real Madrid, que en sus últimos ocho equipos solo disputo un partido, que tras su retirada tuvo un pleito con su hija para que el devolviera sus trofeos, que es miembro de la Orden del Imperio británico y que se retiro a la tierna edad de 44 años.
Se le recuerda injustamente porque en los últimos años de su carrera alcanzo un notable sobrepeso y se convirtió en uno de sus principales rasgos de identidad. A cada campo que acudía le cantaban un típico himno de los campos ingleses, dedicados a los futbolistas, digamos, algo pasados de peso, que viene a decir: “Who ate all the pies?” (“¿Quién se comió todos los pasteles?”).

Su deseo de no abandonar el fútbol en activo le llevó a defender las camisetas de varios clubes pequeños con más de 40 años, afeando su carrera cuando en el año 2000, disputó un partido de la Premier League con el Bradford. Por aquel entonces Southall, con 42 años, era el entrenador de porteros del equipo dirigido por Paul Jewell, pero al mismo tiempo mantenía ficha profesional. Una extraña situación en la que los tres porteros que estaban por delante suyo se encontraban lesionados, le permitió salir de titular frente al Leeds United el 12 de marzo del año 2000, siendo el hazmerreír de sus propios hinchas por su nulo estado de forma y su abultada silueta ya que pesaba en torno a 105 kilos. Para más inri, el Bradford perdió aquel partido 2-1 y él falló en ambos goles recibidos.

Fuente: http://quefuede.blogia.com y http://www.futbolingles.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada